miércoles, 1 de julio de 2015

Una familia misionera en Taiwan cuenta cuál es su misión y las maravillas que han visto

Una familia misionera Del Camino Neocatecumenal en Taiwan cuenta cuál es su misión y las maravillas que han visto


Eduardo García y Clara Esteban son un joven matrimonio madrileño que en la pasada fiesta de la Sagrada Familia en la Plaza de Colón de Madrid dieron su testimonio ante miles de personas.

Ellos son una de las cientos de familias que han dejado todo y se han ido a anunciar a Jesucristo y en un sencillo pero clarificador testimonio relataron en qué consistía su misión.

Edu y Clara iniciaron su historia de amor en una peregrinación en la JMJ de París con el Papa Juan Pablo II. Tras seis años de novios, se casaron en 2006. Ya habían tenido a su hija mayor, Marta, cuando sintieron la llamada a convertirse en familia en misión del Camino Neocatecumenal.

Ahora tienen dos hijos más, Inés y Pablo, y un cuarto ya está en camino. Dos pequeños más murieron y “están en el cielo”. Hace cuatro años llegaron a un pueblo de aborígenes de Taiwán enviados como familia misionera donde han estado “transmitiendo el evangelio y la fe”, según contaba Eduardo acompañado de su esposa en el escenario.

El amor de Dios en sus vidas


Pese a que están en Misión en Taiwán pertenecen a la comunidad Neocatecumenal de la Parroquia de Santiago y San Juan Bautista de Madrid. “Desde pequeños nuestros padres nos han transmitido la fe rezando con nosotros y mostrándonos el amor de Dios con sus vidas” explica Eduardo.

Respecto al momento que sintieron la llamada de Dios para dejar trabajo, casa, amistades y ponerse en manos de Dios para ir a evangelizar, Eduardo fue claro: “Nosotros no somos demasiado aventureros, sino simplemente cristianos de a pie que intentamos dar gratis lo que gratis hemos recibido: el regalo de sentirnos queridos por Dios en medio de nuestros pecados”

Mostrar que se puede cambiar de vida


“Después de cuatro años de evangelización en un pueblo aborigen de Taiwán muchas familias y jóvenes se han acercado a nuestra casa. Y hemos visto muchos problemas de abusos, problemas graves con el alcohol y otras muchas dificultades. Nuestra misión en este tiempo ha sido vivir como una familia cristiana y mostrarles que no están condenados a vivir como vivían”, afirma Eduardo.

Además, añadía que “allí, en Taiwán, es muy difícil ver familias paseando juntos. Los niños pasan la mayoría del día solos y los padres borrachos. Hemos visto familias destruidas que después de escuchar que Dios les ama nos han recibido con mucho cariño. Y poco a poco, gratuitamente, sin imponerles nada, han dejado el alcohol, han cambiado su forma de vivir, han reconstruido sus familias”.

El papel de los hijos

“Hemos visto a personas que han tenido la oportunidad de conocer a Jesucristo y esto ha supuesto para ellos un cambio radical de vida, con incomprensiones dentro de sus familias. Muchos llegan a quemar literalmente los ídolos taoístas que tenían en su casa porque experimentan que Dios es el único Dios”, afirmaba.

Clara añadía también que “nuestros hijos están descubriendo día a día que Dios nos cuida y nos ayuda en medio de muchas dificultades. Ven que nos ayuda a perdonarnos y poner nuestras vidas en sus manos.
Este año, en el tiempo de Pascua estuvimos saliendo los domingos a las plazas para invitar a la gente a la parroquia. Un día que llovía bastante pensábamos quedarnos en casa y no ir pero nuestra hija mayor dijo: ‘Pero, si nosotros no vamos, entonces ¿quién les va a decir que Dios los quiere?’”.

Clara concluye explicando que después de cuatro años en Taiwán la Iglesia ha decidido enviarlos a otro país de Asia a evangelizar: “En ese país la Iglesia está perseguida y los cristianos sufren arrestos y torturas. Las celebraciones se hacen en las casas en voz baja”.


Fuente: Blog: El P. Ismael Ojeda Lozano, sacerdote y fraile agustino recoleto
https://ismaelojeda.wordpress.com/
Publicado: 01/07/2015 11:24am


primer Encuentro Internacional organizado por el Camino Neocatecumenal en Israel

Cardenales, obispos y rabinos, juntos en el primer Encuentro Internacional organizado por el Camino Neocatecumenal en Israel





Sat, 09 May 2015 20:29:00

El pasado jueves ha finalizado el primer Encuentro Internacional entre Rabinos, Cardenales y Obispos organizado en Israel por el Camino Neocatecumenal, en el marco del 50 aniversario de la Declaración Nostra Aetate y en el recuerdo del 70 aniversario del fin de la Shoah (Holocausto). Ha tenido lugar en la Domus Galilaeae, en la región de Galilea y participaron 7 cardenales, 20 obispos y 120 rabinos de todo el mundo. También acudieron personalidades del mundo de la docencia, el arte y la cultura de las dos confesiones religiosas.El Encuentro fue guiado por el Equipo Internacional del Camino, Kiko Argüello,Carmen Hernández y el P.Mario Pezzi, junto al Director de la Domus Galilaeae, el P.Rino Rossi.

Asistieron numerosos catequistas itinerantes del Camino Neocatecumenal y presbíteros, en total unas 400 personas.

Se trata de una iniciativa sin precedentes que ha sido sostenida por el Vaticano. El Papa Francisco envió un mensaje para subrayar y reconocer esta iniciativa como un instrumento de hermanamiento entre los dos pueblos.

Sinfonía de Homenaje y Oración

Uno de los momentos fundamentales del Encuentro fue la Sinfonía de Homenaje y Oración «El Sufrimiento de los Inocentes» interpretada por la Orquesta y el Coro del Camino como un acto de amor y de reconciliación con el pueblo judío por el sufrimiento de la Shoah (el Holocausto).

El Camino Neocatecumenal ya presentó el concierto «El sufrimiento de los inocentes» en varias ocasiones. En 2012, esta conmovedora obra fue presentada en Boston y después en el prestigioso Lincoln Center de Nueva York ante 3.000 judíos y decenas de rabinos. También en el mismo año en el Teatro Bechar Gerard de Jerusalén. En junio de 2013 fue escuchada en Auschwitz, ante la llamada «puerta de la muerte», en presencia de 15.000 personas.

Precisamente, este Encuentro es fruto de que muchos hebreos se hayan sentido identificados con la música y el mensaje que transmite y hayan expresado en diferentes ocasiones la emoción que les produce al escuchar la música y recordar a los asesinados en la Shoah.

Mensaje del Papa Francisco


«Envío mi saludo a todos vosotros que participáis en este encuentro, y os aseguro mi cercanía espiritual. Espero que vuestro encuentro sea una ocasión para reforzar los vínculos de fraternidad que compartís, y para profundizar en vuestra tarea de dar a conocer el grito de los inocentes a través del lenguaje de la música. Unido a vosotros, oro al Señor para que escuche este grito y que sane las aflicciones de todos aquellos que sufren. Así también yo rezo para que los corazones sean abiertos a la invocación de los inocentes de todo el mundo.
Con estos sentimientos, invoco abundantes bendiciones divinas sobre todos vosotros como prenda de paz y fuerza»
Franciscus

Kiko da testimonio de su conversión y predica el evangelio a los rabinos

A lo largo de cuatro días, los participantes han hablado algunos desafíos comunes: la misión salvífica del pueblo judío y de la Iglesia católica en el mundo de hoy (Kiko Argüello dio su testimonio y predicó el evangelio); la transmisión de la fe a la siguiente generación; el contraste entre la antropología judeo-cristiana y las antropologías que tienen como premisa la negación de Dios; y el resurgir del antisemitismo y el fundamentalismo xenófobo.
El último día, los rabinos han dado la experiencia de este encuentro y han expresado su sorpresa de la presencia de Dios en una comunión maravillosa: «Ha sido un encuentro histórico. Nunca en el judaísmo nos habíamos reunido tantos rabinos de todas las diferentes expresiones: ortodoxos, conservadores, reformados, reconstruccionistas, etc».
Todos han hablado de la comunión con los cardenales y obispos y han dado las gracias al Camino Neocatecumenal, que ha logrado un verdadero milagro.

Comunicado final de los rabinos

Por su parte, los rabinos asistentes redactaron un comunicado un final:

«Hemos quedado impresionados de cómo, en el Camino Neocatecumenal, se está transmitiendo la fe a los hijos, las familias se reconstruyen y los fieles llegan al conocimiento de las Escrituras y a las raíces del cristianismo: de todo esto ha nacido un gran respeto y amor por el pueblo hebreo.
El homenaje sinfónico y de oración, compuesta por Kiko Argüello, que recuerda la tragedia de la Shoah, nos ha ayudado a meditar sobre el sufrimiento de los inocentes, que hoy continua también entre los cristianos en algunos países de África y de Oriente Medio.
Hemos expresado nuestro común empeño por la presencia de Dios en el mundo y en nuestro común deseo de trabajar en el tikkun olam, en reparar el mundo, para toda la humanidad, incluyendo la creciente preocupación por el sufrimiento de los pobres, un respeto aún mayor por la creación y por el refuerzo de la familia.
Reflexionando sobre Nostra Aetate y el enorme cambio que ha promovido, se han evidenciado grandes oportunidades y desafíos.
En cualquier caso, se ha dado un inmenso cambio de los prejuicios y las divisiones del pasado y este evento hace presagiar una nueva primavera de amor entre el Hebraísmo y el Cristianismo».
Los Cardenales que participaron fueron:
  • Card. George Pell, Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede 
  •  Card. Stanislaw Rylko, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos 
  •  Card. Arz. Telesphore Placidus Toppo, Ranchi (India) 
  •  Card. Arz. Christoph Schönborn, Viena (Austria) Card. Josef Cordes, Presidente Emérito del Pontificio Consejo Cor Unum 
  •  Card. Arz. Andrew Yeom Soo-jung, Seúl (Corea del Sur) 
  •  Card. Arz. Paolo Romeo, Palermo (Italia)
Fuente: Camino.info
Publicado 01/07/2015 11:15am

Kiko Argüello y Carmen Hernández reciben el doctorado honoris causa 2015

Kiko Argüello y Carmen Hernández reciben el doctorado honoris causa por la Catholic University of America 2015



Kiko Argüello y Carmen Hernández reciben el doctorado honoris causa por la Catholic University of America


Tue, 19 May 2015 12:01:00

El fin de semana, la Catholic University of America (CUA), confirió a Francisco Gómez de Argüello Witz (Kiko) y a María del Carmen Hernández Barreda, iniciadores del Camino Neocatecumenal, el doctorado honoris causa en Teología. La decisión tiene una especial relevancia como reconocimiento a la obra de Kiko y Carmen a través del Camino en los Estados Unidos y en el mundo, puesto que la UCA es la única universidad Pontificia en los Estados Unidos y funciona bajo la directa supervisión de la Conferencia Episcopal Estadounidense y de la Santa Sede.
Los doctorados honoris causa para Kiko y Carmen fueron propuestos ya hace algunos años y han sido decididos recientemente después del encuentro del Papa Francisco con el Camino Neocatecumenal el 6 de marzo pasado, cuando el Pontífice –al enviar 250 familias en misión– definió el Camino como «un verdadero don de la Providencia a la Iglesia de nuestros tiempos».
En el acto de entrega, el sábado 16 de mayo, el Presidente de la Universidad leyó una breve biografía sobre los dos iniciadores del Camino, destacando su entrega por los pobres y alejados.

Kiko

«"Kiko" Argüello nació en León, España, en 1939. Siendo un artista muy respetado, a mediados de los años 60, se fue a vivir entre los pobres de Palomeras Altas, un suburbio de las afueras de Madrid, llevando consigo sólo la guitarra, un crucifijo, la Biblia, y un saco de dormir. Su camino hasta el suelo de tierra de una barraca de madera en el suburbio comenzó en la Real Academia de San Fernando, donde en 1959 había sido galardonado con el Premio Nacional Extraordinario de Pintura. Pero se dio cuenta de que la fama no significaba nada para él. Pasó a través de una conversión y comenzó estudios catequéticos. Con el tiempo, llegó a creer que Cristo está presente en el sufrimiento de los más pobres y dejó sus estudios para vivir entre ellos».

Carmen

«Carmen Hernández, licenciada en química y teología, que había nacido en Ólvega, España, ya estaba viviendo entre los pobres para llevarles la palabra de Dios. Argüello se encontró con Hernández y juntos desarrollaron un estilo de predicación que llegaba profundamente a los pobres con los cuales estaban viviendo. Formaron una pequeña comunidad cristiana, compuesta de gitanos, analfabetos, vagabundos, prostitutas y gente sin empleo, a los que llevaron a la conversión a través del descubrimiento de que Cristo los amaba a pesar de sus pecados y su estilo marginal de vida. A través del contacto con otras parroquias y acogiendo personas que vivían en circunstancias difíciles, poco a poco comenzó un camino de iniciación cristiana para adultos que iban descubriendo las riquezas de su bautismo. Así nació el Camino Neocatecumenal, conocido simplemente como "El Camino"».
Por tanto, concluyó el presidente, «debido a su dedicación a los pobres, que ha conducido a tantos a la comunión con Cristo y la fe Católica, la Universidad Católica de América se complace en otorgar a Francisco José Gómez de Argüello y Wirtz y María Carmen Hernández Barreda el grado de Doctor en Teología, honoris causa, otorgado a cada uno de ellos individualmente».

Fuente: Camineo.info
Publicado 01/07/2015 11:11am Venezuela


Camino Neocatecumenal de Jerez,Cadiz y Ceuta, Sobre la Gran Misión

Nota de Prensa: Camino Neocatecumenal de Jerez,Cadiz y Ceuta, Sobre la Gran Misión



CHIPIONA.ORG
Wed, 03 Jun 2015 22:46:00


El Camino Neocatecumenal ha realizado durante estos Domingos de Pascua, una Misión de Evangelización - ya llevada a cabo en años anteriores – en plazas de algunas localidades de nuestras Diócesis (Asidonia-Jerez, Cádiz y Ceuta), correspondientes a las provincias de Cádiz y Ceuta; concretamente han sido veintiocho plazas, en las cuales se ha anunciado a Jesucristo Resucitado, transmitiendo la alegría de la resurrección que el Señor concede a nuestras vidas.

En localidades como Jerez, El Puerto de Santa María, Chipiona, Arcos, Cádiz, San Fernando, Algeciras o la propia Ciudad Autónoma de Ceuta, hemos pretendido llevar la alegría pascual de Cristo, resucitado de la muerte, a aquellas personas que pudieran encontrarse en estado de desesperanza en la vida y acercarles la Buena Noticia (Kerygma) con una predicación sencilla y que nace de una experiencia personal en la Fe.

Intentamos aportar nuestro granito de arena evangelizador, tal y como el Papa Francisco ha expresado en repetidas ocasiones, con claras invitaciones a acudir a las periferias de nuestros barrios y ciudades.

Destacar la comunión y disponibilidad de los hermanos de las comunidades que se han ofrecido a predicar en las plazas de diferentes localidades recorriendo muchos kilómetros; en algunos casos, ni siquiera la lluvia – que cayó en la provincia un domingo de Pascua - frenó el celo por el Anuncio del Evangelio. 

La experiencia general de los hermanos ha sido la necesidad de evangelizar y el fruto recibido: La propia Palabra predicada que es sembrada y se realiza también en nosotros, recibiendo el ciento por uno.

San Fernando, 24 de mayo de 2015

Fuente: Camineo.info
Publicado 01/07/2015 11:03am Venezuela

miércoles, 24 de junio de 2015

Iniciador del Camino Neocatecumenal narra su conversión en nuevo libro

Iniciador del Camino Neocatecumenal narra su conversión en nuevo libro


Iniciador del Camino Neocatecumenal narra su conversión en nuevo libro

MADRID, 28 Nov. 12 / 08:02 am (ACI/EWTN Noticias).- El iniciador del Camino Neocatecumenal, el español Kiko Argüello, relató en el libro “El Kerigma, en las chabolas con los pobres”, cómo logró encontrar a Jesús en medio de una fuerte crisis existencial.

“El Kerigma” es el primer libro escrito por Argüello, y fue recientemente publicado por la editorial BuenasLetras.

Argüello relata en su escrito que “en un momento trágico de mi existencia, entré en mi cuarto, cerré la puerta y grité a ese Dios: ‘¡Si existes, ven!, ¡ayúdame porque ante mí tengo la muerte!’”.

“Había muerto interiormente y estaba literalmente sorprendido de que la gente fuese capaz de vivir cuando yo no era capaz de hacerlo” escribió, y recordó que “la gente se ilusionaba por el fútbol, el cine. Sin embargo, a mí esas cosas no me decían nada”.

“Me preguntaba: ‘¿Pero cómo vive la gente?, ¿cómo logra vivir la gente?’. Veía a la gente normal y pensaba: ‘¿Pero no se preguntan: quién soy, quién me ha creado, qué es la vida?’, ‘¿es que la gente no se plantea esos problemas?’, ‘¿no será que estoy un poco loco, que soy un narcisista, un tipo raro?’” se cuestionaba.

Para él, recuerda, “no era indiferente si Dios existía o no existía, sino que era una cuestión de vida o muerte”.

El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de losSacramentos en el Vaticano, Cardenal Antonio Cañizares Llovera, señaló en el prólogo del libro que “el Camino Neocatecumenal un don que el Espíritu Santo ha hecho a la Iglesia en el postconcilio, como vía o itinerario para la iniciación o reiniciación cristiana, y como instrumento para impulsar una nueva y vigorosa evangelización”.

Por su parte, el Arzobispo de Viena (Austria), Cardenal Christoph Schönborn, escribió que “la catequesis de Kiko que se publica aquí representa una fuerte ‘instrucción para discípulos’. Es una llamada a la conversión personal. De esta catequesis me impresiona el hecho de que muestra claramente –y personalmente también a mí– que sin conversión personal no se puede evangelizar. El misionero tiene que ser evangelizado él primero”.

En efecto, Kiko Argüello señala en su libro que “es necesario pasar en la parroquia de una pastoral de sacramentalización a una pastoral de evangelización. Porque si la parroquia tiene, supongamos, un territorio con unas quince mil personas, de éstas sólo un diez, un cinco por ciento, sigue viniendo a Misa el domingo”.

“Todavía hay un grupo de gente que se casa por la Iglesia, que bautiza a sus hijos, etc., pero hay otra enorme cantidad de gente que ya no va a la iglesia. ¿Cómo llegar a tanta gente secularizada?”, cuestionó.

Una respuesta, para el autor es que “en los Hechos de los Apóstoles se dice cómo: mediante los milagros. En los Hechos cada kerigma va precedido por un milagro que crea estupor, que crea sorpresa, que abre el oído a las personas, que las prepara a escuchar. Porque la fe viene a través del oído. (…) Son milagros que preparan a la gente a escuchar el anuncio de la Buena Noticia, de la gran noticia que salva al mundo”.

El libro de Kiko Argüello puede ser adquirido a través del sitio web:http://kerigmaenlaschabolas.buenasletras.com/

Fuente: Aciprensa.com
Publicado: 24/06/2015 5:39pm

Papa Francisco: El Camino Neocatecumenal hace un gran bien a la Iglesia.

Papa Francisco al Camino Neocatecumenal: ¡Cuánta necesidad tiene el hombre de hoy de sentir que Dios lo ama!


El Papa Francisco saluda a Kiko Argüello esta mañana en el Aula Pablo VI en el Vaticano. Foto Daniel Ibáñez / ACI Prensa
El Papa Francisco saluda a Kiko Argüello en el Aula Pablo VI en el Vaticano. 
Foto Daniel Ibáñez / ACI Prensa

VATICANO, 06 Mar. 15 / 09:39 am (ACI).- El Papa Francisco recibió este viernes a miles de fieles del Camino Neocatecumenal, incluyendo a 200 familias de este movimiento que irán en misión a diversos países del mundo. En su discurso, el Santo Padre les recordó la urgencia de anunciar el Evangelio y afirmó que las personas en la actualidad necesitan saber que Dios las ama y que el amor es realmente posible.
A continuación y gracias a Radio Vaticano, el texto completo de las palabras del Santo Padre:
Queridos hermanos y hermanas, buenos días a todos, y gracias, muchas gracias
Los saludo a todos cordialmente y ante todo quiero decirles gracias por haber venido a encontrarse con el Papa. La tarea de Pedro es la de confirmar a los hermanos en la fe. Así también ustedes con este gesto han querido pedirle al Sucesor de Pedro confirmar su llamada, sostener su misión, bendecir su carisma. Y yo hoy confirmo vuestra llamada, sostengo vuestra misión y bendigo vuestro carisma.
¡Y lo quiero hacer! Lo hago, no porque él me ha pagado (señalando al fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello): ¡no! Lo hago porque quiero hacerlo. Irán en nombre de Cristo a todo el mundo a llevar su Evangelio: ¡Que Cristo los preceda, los acompañe y haga cumplir esa salvación de la cual son portadores!
Juntos a ustedes saludo a los cardenales y a los obispos que los acompañan hoy y que en sus diócesis apoyan su misión. En particular, saludo a los iniciadores del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello y Carmen Hernández, junto con el Padre Mario Pezzi: también a ellos les expreso mi aprecio y mi aliento por todo lo que, a través del Camino, están haciendo en beneficio de laIglesia. Yo digo siempre que el Camino Neocatecumenal hace un gran bien a la Iglesia.
Nuestro encuentro de hoy es un envío misionero, en obediencia a lo que Cristo nos ha pedido: «Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado se salvará» (Mc 16, 15-16).
Y estoy muy contento de que esta misión suya se desarrolle gracias a familias cristianas que, reunidas en comunidad, tienen la misión de dar los signos de la fe que atraen a los hombres hacia la belleza del Evangelio, según las palabras de Cristo: «Ámense como yo les he amado;  en esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos», (cfr. Jn 13,34), y «Que todos sean uno… para que el mundo crea» (cfr. Jn 17,21).
Estas comunidades, llamadas por los obispos, están formadas por un presbítero y por cuatro o cinco familias, con hijos también grandes, y constituyen una “missio ad gentes”, con un mandato a evangelizar a los no cristianos. Los no cristianos que nunca han escuchado hablar de Jesucristo y los muchos no cristianos que han olvidado quién era Jesucristo: “no cristianos bautizados” a quienes la secularización, la mundanidad y tantas otras cosas han hecho que olviden la fe. ¡Despierten esa fe!
Pues, aún antes que con la palabra, es con su testimonio de vida que manifiestan el corazón de la revelación de Cristo: que Dios ama al hombre hasta entregarse a la muerte por él y que ha sido resucitado por el Padre para darnos la gracia de dar nuestra vida a los demás.
De este gran mensaje el mundo de hoy tiene una extrema necesidad. ¡Cuánta soledad, cuánto sufrimiento, cuánto alejamiento de Dios en tantas periferias de Europa y de América y en tantas ciudades de Asia! ¡Cuánta necesidad tiene el hombre de hoy, en toda latitud, de sentir que Dios lo ama y que el amor es posible! Estas comunidades cristianas, gracias a ustedes, familias misioneras, tienen la tarea esencial de hacer visible este mensaje. ¿Y cuál es el mensaje? Cristo está resucitado, Cristo vive, Cristo está entre nosotros.
Ustedes han recibido la fuerza de dejar todo y de partir hacia tierras lejanas gracias a un camino de iniciación cristiana, vivido en pequeñas comunidades, en las que han vuelto a descubrir las inmensas riquezas de su Bautismo. Este es el Camino Neocatecumenal, un verdadero don de la Providencia a la Iglesia de nuestro tiempo, como ya lo han afirmado mis Predecesores; especialmente San Juan Pablo II cuando dijo: “Reconozco el Camino Neocatecumenal como un itinerario de formación católica, válida para la sociedad y para los tiempos de hoy” (Epist Siempre 30 de agosto de 1990: AAS 82 [1990], 1515).
El Camino se basa en aquellas tres dimensiones de la Iglesia que son la Palabra, la Liturgia y la Comunidad. Por eso la escucha obediente y constante de la Palabra de Dios; la celebración eucarística en pequeñas comunidades después de las primeras Vísperas del domingo, la celebración de los laudes enfamilia en la jornada del domingo con todos los hijos, y el compartir la propia fe con otros hermanos, originan los muchos dones que el Señor les ha prodigado, así como las numerosas vocaciones al presbiterio y a la vida consagrada. Ver todo esto es un consuelo, porque confirma que el Espíritu de Dios está vivo y operante en su Iglesia, también hoy, y que responde a las necesidades del hombre moderno.
En varias ocasiones he insistido en la necesidad que tiene la Iglesia de pasar de una pastoral de simple conservación a una pastoral decididamente misionera (cf. ibíd., N. Evangelii gaudium, 15). Es lo más importante que debemos hacer si no queremos que las aguas se estanquen en la Iglesia. Cuántas veces, en la Iglesia, tenemos a Jesús dentro y no lo dejamos salir… ¡Cuántas veces! Esta es la cosa más importante por hacer si no queremos que las aguas se estanquen en la Iglesia.
El Camino desde hace años está realizando estas missio ad gentes entre los no cristianos, para una implantatio Ecclesiae, una nueva presencia de Iglesia, allí donde la Iglesia no existe o ya no es capaz de llegar a la gente.
“¡Cuánta alegría nos dan con su presencia y actividad!” -  les dijo el beato Papa Pablo VI en la primera audiencia con ustedes (8 de mayo 1974: Enseñanzas del Papa Pablo VI, XII [1974], 407). También yo hago mías estas palabras y los animo a seguir adelante, confiándolos a la Santísima Virgen María, que inspiró el Camino Neocatecumenal. Ella intercede por ustedes delante de su Hijo divino.
Queridísimos, que el Señor los acompañe. ¡Vayan con mi Bendición!
Fuente: Aciprenso.com
Publicado por:24/06/2015 5:34PM

viernes, 5 de junio de 2015

La aventura de evangelizar China en familia

La aventura de evangelizar China en familia

"Mamá, hay que evangelizar a estas personas, estos niños no pueden morir en vano"


spanish family in mission in china

Irene e Israel, con sus entonces cinco hijos, llegaron hasta China para evangelizar como familia en misión. Ahora están de regreso en España, porque a Irene se le complicó el embarazo y la única opción que les daban en China era abortar. 


«Mamá, hemos encontrado una bolsa con un bebé muerto y el corazón fuera»: es lo que dijeron los hijos de Irene e Israel cuando se encontraron, entre unos arbustos, a un feto de ocho meses con la placenta aún cubriéndole mientras jugaban en el parque. «No se me olvidará en la vida», recuerda Irene.


Irene e Israel son un matrimonio del Camino Neocatecumenal que partió hace cinco años a China como familia en misión. Irene explica que, en China, «el aborto es el cáncer de la sociedad». Y cuenta cómo a sus hijos «les impactó tanto verlo tan indefenso, que me decían: Mamá, es verdad que hay que evangelizar a estas personas, porque estos niños no pueden morir en vano. ¿A estas mujeres, por qué las obligan a abortar?»
Irene afirma que, al día siguiente, cuando los niños tenían que ir al colegio después de las vacaciones de Año Nuevo, «les preguntamos si les costaba ir y ellos decían: No, tenemos que ir por Mateo –el nombre que le pusieron al bebé– y por todos los niños que sufren como Mateo, es necesario que nos vean, que vean el amor de Dios en nosotros».
Fue precisamente este problema del aborto fue lo que les obligó a regresar a España. «Mi mujer estaba embarazada y tiene muchos problemas en los embarazos. La única solución que le daban allí era el aborto. Así que nos vinimos a tener el hijo a España. Después de eso tuvimos otro», asegura Israel, convencido.
«Como no entendía a la profesora, me pegó»
La misión apostólica de estas familias se hace extensible a todos sus miembros. «El primer día que llegamos al colegio no sabíamos nada de chino. La profesora hablaba, pero como no la podíamos entender, no la obedecíamos, así que me pegó».



Habla Loreto, la segunda de la familia, que ahora tiene 10 años. «Mi hermana la intentó apartar y la profesora la empujó y la tiró al suelo. Se lo contamos a nuestros padres y nos dijeron que rezáramos. Después de comer mi madre habló con ella».


Irene, su madre, completa la historia: «Nuestros hijos han vivido muchas dificultades, porque allí las escuelas son como un régimen militar, muy disciplinados. Los profesores tienen carta blanca para agredir a los alumnos y esto, nuestros hijos, lo han sufrido en primera persona».



A pesar de las dificultades, ellos han podido encauzarlo «rezando mucho, porque lo que te sale de tu corazón humano es bajar y montar un numerito. Pero, gracias a Dios, pudimos hacerlo bien, y pedir perdón a la profesora por si nuestros hijos habían hecho algo mal. Hemos visto que, yendo siempre con la ayuda del Señor por delante, los niños han salido vencedores de todas las situaciones con las que se han encontrado».


Y es que con los niños hay que tener especial atención ya que, por desgracia, el mercado de tráfico de órganos del país cotiza a la alza los de los niños. «Desde el principio nos recomendaron que tuviéramos un cuidado extremo con ellos», explica Irene. Las personas de clases más altas prefieren órganos de niños extranjeros, pues se les presupone más sanos y cuidados; por eso, «cuestan el doble», asegura la madre.

No es la única dificultad que han vivido: «Nos han pinchado el teléfono, nos han seguido… incluso una vez nos paró la policía volviendo de una Eucaristía para interrogar al taxista que nos llevaba a casa», cuenta Irene. «Siempre tenemos preparado un plan B cuando nos juntamos para celebrar la Eucaristía, para poder decir que estamos celebrando un cumpleaños o una fiesta», por si la policía china interrumpe, pues el Camino Neocatecumenal no tiene cabida dentro de la Asociación Patriótica.

Fuente: aleteia.org